Exposición del pintor Sergio Manzi en las habitaciones y apartamentos del B&B de Busini Rossi Carla en San Gimignano.

Sergio Manzi se considera uno de los máximos exponentes de la pintura Toscana del siglo XX; nació en 1920 en San Gimignano donde vivió y trabajó hasta el año 2004.Sus cuadros y sus diseños poseen un encanto particular, sorprenden y siempre permanecen impresos en la memoria. Son, inconfundiblemente, sus obras. De ellas emana una armonía profunda y particular, de la cual ninguno puede librarse. Las figuras se dirigen a un observador atento. Tienen algo que decirle, expresando sus sentimientos y deseos, su vulnerabilidad y sensibilidad, en pocas palabras: sí mismas. Y entonces los trabajos de Sergio Manzi comienzan a vivir. Él crea arte porque responde a su necesidad natural de expresarse, porque ha sido llamado por la vida para interpretar lo que ve y lo que siente. La obra de Sergio Manzi es, en primer lugar, el espejo de su personalidad y de su amor por las personas y por la naturaleza. Sobre esta base sus diseños nos atraen, viven y cuentan. Excitan la fantasía y nos hacen reflexionar. Enriquecen, estimulan y hacen felices los observadores. Quien comprende el mensaje y toda la fascinación de los cuadros de Sergio Manzi, al final prueba agradecimiento. Sus obras van por el mundo para vivir la propia vida, aunque, no obstante ello, hablarán con su voz, en todos los idiomas del mundo. Y se las comprende en todas partes. El arte, el verdadero arte, es global. Desde siempre. Y lo será siempre. Sus obras hacen que Sergio Manzi sea inmortal, casi como lo es su ciudad natal, San Gimignano, para todas las generaciones.